Maquillaje de día y noche

 

La mujer actual busca verse esplendida y natural. Durante el día es cuando más busca una sensación fresca y limpia, se utilizan colores suaves que combinen tanto con su tez, como con su pelo y sus ojos. Se quiere favorecer los rasgos más bellos, tapar y corregir las imperfecciones, pero sin que se note mucho el uso del maquillaje. Por eso debe ser ligero y no estar sobrecargado con muchos colores y brillos. Se utilizan colores neutros, rosados, marrones y naranjas. Tanto la máscara de pestañas como el delineador hay que usarlo de manera moderada, ya que en exceso se perdería naturalidad. Para el rubor se recomienda que no sea un color muy fuerte y que sea sólo un poco más fuerte que el tono de piel.

Para la noche, se usa un maquillaje más intenso, ya que la iluminación artificial baja la intensidad de los colores. Se juega con los colores fríos y cálidos, teniendo en cuenta el color del cabello, los ojos y la piel. Para los labios se usan los colores rojo fuerte o granate, o hasta el negro. Hay que evitar los colores neutros para los ojos, ya que lucen poco durante la noche, se usan casi todos los colores, además del dorado y plateado, con brillos. También se puede tomar como referencia el color de la ropa y los accesorios. Con el delineador negro se puede hacer una línea gruesa en el párpado inferior y en el superior, esto hace que los ojos se vean más grandes y llamativos, y aplicar la máscara de pestañas en dos o tres capas.